RHecados diários: O que fazer quando o discurso de Recursos Humanos costuma a ser diferente do discurso de alguns gestores? Busque a concordância e realinhe o foco!

quinta-feira, 2 de maio de 2013

La serpiente que no sabía silbar

Cuentan que una pequeña aldea vivía atemorizada por una serpiente que atacaba a todos los viandantes que pasaban por usus caminos. Los aldeanos, cansados de la serpiente, decidieron acudir al sabio de la aldea para que hablase con la serpiente y les dejase de atacar.
El sabio habló con la serpiente y consiguió convencerla para que dejase pasar a los aldeanos por los caminos sin atacarlos.
Pasado un tiempo, el sabio se encontró nuevamente con la serpiente. Estaba en muy malas condiciones: tenía un ojo morado y estaba golpeada por todas partes.
"¿Qué te ha pasado"? le preguntó el viejo sabio
"Ay viejo sabio" le respodió la serpiente "mira lo que me han hecho tus aldeanos al dejar de atacarles"
El viejo sabio le respondió, "Yo te dije que no les atacases pero no que no silbases"
Y vosotros, ¿silbais?

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Comentem, da discussão nasce a sabedoria!