Você é Ligador ou Recebedor? Antecipa ou Espera? Resolve ou Transfere? Empurra ou Planeja? Só Copia ou também Cria? Você está ocupado ou preocupado com a qualidade dos processos de Recursos Humanos?

terça-feira, 19 de novembro de 2013

Ciclo Vital en el Liderazgo

Para leer sin prisa

Este post se basa en las obras “Identidad, Juventud y Crisis”, de Erik H. Erikson y en la “Organización Neurótica”, de los autores Manfred Kets de Vries y Danny Miller, específicamente en el capítulo 5, “Crisis en los ciclos de vida y satisfacción personal en el trabajo”.
Notas sobre los autores
Erik H. Erikson es uno de los primeros psicoanalistas que se salen de la teoría, no para criticarla, sino para ampliarla. En su clásica obra “Identidad, Juventud y Crisis” (1968) -libro pionero en el estudio de las distintas crisis y etapas que atraviesa el ser humano a lo largo de su desarrollo- incorpora la importancia del entorno a la mirada psicodinámica, ya que la historia y la sociedad son claves en el desarrollo de la persona.
En palabras de Erikson: “Llegamos, pues, a la conclusión de que la fuerza psicosocial depende de un proceso total que regula al mismo tiempo los ciclos de vida individuales, la secuencia de las generaciones y la estructura de la sociedad, puesto que los tres se han desarrollado juntos”
Por otra parte, Manfred Kets de Vries, psicólogo clínico, profesor de INSEAD, experto en el desarrollo del liderazgo y el comportamiento organizacional, analiza las organizaciones desde una mirada psicodinámica.
En su obra “La Organización Neurótica” (1984), muestra como el funcionamiento de las organizaciones se ve moldeado por el estilo psicológico de sus líderes, por las dinámicas grupales inconscientes y las distintas formas de relacionamiento.
Otro de sus aportes es adaptar la clásica visión del ciclo vital de Erik H. Erikson al mundo y a la realidad organizacional. Gracias a este aporte, es posible explorar y comprender cuáles son las crisis vitales que afectan al desempeño profesional de los ejecutivos en las organizaciones.
El Ciclo Vital Según Erikson
De acuerdo a este autor, todos los seres humanos atravesamos por una serie de crisis a lo largo de nuestra existencia. Cómo atravesemos éstas etapas, determinarán, en cierta medida, cómo atravesemos las siguientes. A continuación, a modo de resumen, expondré cuáles son estas etapas y en qué consisten.
1.Confianza básica vs Desconfianza básica. El primer desafío del recién nacido es confiar en su entorno. Aquí el rol de la madre es vital, pues ella es la encargada de transmitirle  una seguridad plena en los otros y un sentimiento de propia confiabilidad. El niño recibe y acepta lo que se le da y se inicia una incipiente reciprocidad. Si estas metas no se cumplen, el niño sentirá una sensación de abandono e incluso rechazo.
2.Autonomía vs Vergüenza. Cuando el niño logra la confianza básica, el siguiente paso es darse cuenta de que él es distinto a su madre. Para ello empieza a experimentar sus primeros actos de voluntad. El niño adquiere iniciativa, reacciona y tiene cierto autocontrol. Si el niño siente una pérdida de autocontrol o un excesivo control por parte de los padres, estará propenso a desarrollar una vergüenza o duda que le impedirá la autonomía y lo retrae al estadio anterior.

3.Iniciativa vs Culpa. El niño autónomo sufre un fuerte cambio; su desarrollo locomotor y la ampliación del lenguaje aumentan su imaginación y curiosidad. Preguntan, experimentan, responden y son capaces de fijarse metas. Se incorporan a la vida activa vigorosamente, lo que podría traerle dificultades con sus progenitores y cuidadores. Si el niño siente que su iniciativa es castigada, esto le acarreará confusos sentimientos de culpa.
4.Laboriosidad vs Inferioridad. Período de latencia e inicio de la escolaridad. El niño al ingresar al sistema educacional aprende a inhibir su impulsividad para socializar y a sublimar sus impulsos en la “creación”. Los estudios, los amigos, deportes y/o el arte, son formas o actividades que permiten al niño sentirse competente. Sin embargo, hay niños que no están preparados para cambiar a “su madre” por el “conocimiento”. La comparación con su progenitor del mismo sexo, con hermanos mayores o con compañeros, primos o amigos que sí lograron la transición, puede generar en el niño un sentimiento de inferioridad.
Leer más

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Comentem, da discussão nasce a sabedoria!